Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Hoteles responsables’ Category

Me sorprendo a mi mismo, y después ratifico con la mayoría de documentos e informaciones que me llegan o a las que accedo, en la tendencia que tenemos, a la hora de abordar el tema de la responsabilidad o del turismo responsable, en pensar en elementos que siempre están relacionados con un buen comportamiento ambiental, con una preocupación por el entorno social, con un apoyo y promoción de la cultura local, y con otros tantos en la línea de los anteriores.

Estamos todos tratando de aportar, articular y promover este nuevo concepto “responsable” usando para ello la gran cantidad de información, iniciativas, ideas y proyectos que van surgiendo relativos a todos esos elementos que acabo de mencionar.

Incluso algunos nos atrevemos, a establecer lo que debería ser y lo que no debería ser considerado como “responsable”, tratando de sentar cátedra o de influir en el estado del conocimiento en cada momento.

Todo esto está muy bien, pero a veces, me da la sensación que en nuestro afán de desarrollar lo más diferencial o novedoso de esta corriente responsable, nos olvidamos de lo más básico, cual es proporcionar productos o prestar los servicios, de la manera más adecuada a las expectativas de nuestros empleados, accionistas y clientes, intentando superarlas en la medida de nuestras posibilidades.

Este es o debería ser el primer atributo de un hotel o cualquier otro negocio que aspirara a calificarse como responsable. La preocupación por satisfacer a estas partes, dos de ellas consustanciales a la propia actividad o negocio como son los empleados y accionistas, y como no, los clientes, quizás la parte que más repercusión directa tiene en los resultados. Y un cliente, antes de una adecuada gestión de residuos o una eficiencia energética excelente, viene buscando, en el caso de un hotel, disfrutar y/o disponer de un destino, una ubicación, un alojamiento, un servicio de comida y bebida, un trato excelente, y otros tantos atributos higiénicos tácitos, que tenemos la obligación de cubrir.

La calidad del servicio o del producto, bien entendida como adecuación a lo que el cliente espera de nosotros, no sólo es la razón de ser y permanecer de cualquier actividad o negocio, sino que además es el primer escalón para ser sostenible.

Si nos fijamos, sostenible, responsable, verde, ecológico, ambiental, son todos adjetivos de un nombre, de un sujeto, de una realidad, cual es la actividad, el producto, el servicio o el negocio en cuestión. Y si éste no existe, o no es capaz de permanecer debido a que no es preferido por los empleados, accionistas, usuarios o clientes, ¿para qué plantearnos ponerle un adjetivo?

Haciendo honor a mi reflexión del tercer párrafo, cualquier actividad o negocio para ser considerada “responsable”, debería primero caracterizarse por satisfacer o incluso superar las expectativas de sus empleados, accionistas, usuarios y/o clientes en lo básico, cual es el objeto y la razón propia de la existencia de esa actividad o negocio. Esta es la clave para después buscar su desarrollo de manera responsable y sostenible, creando riqueza y contribuyendo a la integridad de los recursos naturales, sociales y culturales.

Read Full Post »

Una española con la vida resuelta emprende con su familia un hotel responsable en Marruecos

En semana santa de 2003 Daniel y su mujer Mari Carmen, emprendieron una aventura por Marruecos. Era su primer viaje por África y  al dirigirse al desierto, tomaron la cautela de contratar un guía de nombre Ali. Ali era una persona que prácticamente no tenia estudios; desde pequeño se ganó la vida guiando a turistas desde Risani “la frontera del desierto”  donde terminaba el asfalto y comenzaban las pistas. Entonces no existían GPS y los guías eran imprescindibles para no perderse en el Sahara. Daniel  y Mari Carmen quedaron fascinados por el desierto, por la ruta de las Kasbash y con los habitantes del sur, pero sobre todo con Ali que les enseñó no solo el sur de Marruecos, sino a sus gentes, su cultura y sus necesidades. No viajaron como maletas sino que conocieron el país de forma profunda.

Año tras año volvieron a repetir  el viaje y poco a poco fueron  enamorándose del sur Marroquí e introduciendo a otros amigos en la experiencia del desierto. En las largas tertulias con Ali descubrieron que en la ruta faltaban establecimientos de calidad, y un día “se liaron la manta a la cabeza” y decidieron construir un Riad (hotelito) en Ouarzazate. El objetivo era ofrecer todo lo bueno del sur de Marruecos y dar un servicio e instalaciones de calidad mas atractivo para los turistas occidentales.

Mari Carmen dejó su trabajo en una sucursal de Banco de Madrid, y con un proyecto de su hijo que acababa de terminar la carrera de arquitectura, se planto en la capital del desierto para, en sociedad con Ali, construir un Riad. Daniel seguía trabajando de ingeniero en una empresa eléctrica ayudando a Mari Carmen durante las vacaciones.

Hoy el Riad Darchamaa una realidad. Enclavado en un barrio de la ciudad con vistas a un inmenso huerto, esta construido a semejanza de una Kashba (Construcción típica de la zona), y en su restaurante se come la mejor comida marroquí. La planta baja se aprovecha como sala de exposiciones para artistas locales. Ali y su familia han mejorado económicamente así como todos los empleados que son residentes en la ciudad. Los proveedores son locales y Daniel  puso todo en su empeño en instalar placas solares y sistemas que garantizan la eficiencia en el consumo del agua. Quizás lo mejor del Riad sea escuchar las historias sobre los avatares de Mari Carmen durante la construcción del hotel y sobre todo entender de mano de esos maestros la cultura de nuestro país vecino.

http://www.youtube.com/watch?v=ffUahvxf3s0&feature=player_embedded#!

http://www.darchamaa.com/

Visita nuestra selección de Responsible Hotels en Marruecos

Read Full Post »

Ayer día 21 de Octubre, se celebró el Día mundial del Ahorro de Energía y en multitud de instituciones y establecimientos se realizaron actividades para fomentar y promover el ahorro de energía tanto en el hogar como en las diferentes empresas. Estas actividades de concienciación toman mucha importancia, ya que con un pequeño compromiso de la sociedad, podemos reducir nuestra huella de carbono y además contribuir en menor medida al calentamiento global.

La foto que ilustra este post, la hemos recibido hoy mismo, y nos la envían directamente de uno de nuestros Responsible Hotels. Concretamente, para conmemorar este día, en el hotel se hizo un apagón general que duró algo más de una hora, y en el cual participaron los clientes, los cuales se mostraron muy interesados e involucrados con la iniciativa.

¿Por qué es tan importante este ahorro? Comúnmente, la generación de la energía que llega a los hogares, hoteles, etc. se genera en mayor medida por la quema de combustibles fósiles (petróleo, carbón, gas natural…), emitiéndose gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono (CO2) que contribuyen en gran medida al calentamiento global. Por ello, la generación de energía que proviene de fuentes renovables y no contaminantes (sol, viento, etc.) cobra en estos tiempos una extraordinaria importancia.

Los nuevos avances tecnológicos que nos permiten aprovechar estas fuentes naturales junto con una serie de cómodas pautas y medidas para ahorrar energía, serán sin duda determinantes para la continuidad de los valores naturales que conocemos en nuestro planeta.

Por ello, a raíz de esto, debemos hacer una reflexión sobre nuestros propios hábitos y proponernos integrar las buenas prácticas de ahorro energético en nuestro día a día. Una vez más, vemos que crear conciencia en la sociedad se convierte en una de las principales claves para la protección de nuestro planeta.

Read Full Post »

En Responsiblehotels.travel, definimos un hotel responsable como aquel que se preocupa por conseguir un alto nivel de satisfacción de sus clientes impactando lo mínimo al medio ambiente, fomentando las culturas locales y sus economías y tomando iniciativas para mejorar su entorno socio-cultural y natural.

A partir de esta definición, vemos que la “responsabilidad” de un establecimiento puede pasar por distintos filtros, destacando el ambiental, el económico-social, y el cultural. Y que inevitablemente, cada hotel responsable destacará más en alguno que en otro.

La duda llega cuando a pesar de mostrar valores muy responsables en la gestión del hotel, se detectan ciertos aspectos no tan “buenos”.

Quizás, por ejemplo, el incumplimiento de los derechos humanos sea el aspecto más claro para llamar a algo “irresponsable”, pero… y a partir de ahí? ¿Qué aspectos o atributos podrían indicarnos claramente el criterio para separar sin duda establecimientos con gestión responsable de los que no la tienen?

Read Full Post »

Continuando con mi respuesta al post El turismo responsable: la nueva ola publicado por Alfonso Vargas, hago las siguientes reflexiones:

  • Si bien utilizamos el adjetivo “responsable” para calificar a aquellas iniciativas y/u organizaciones dentro de cuya misión se encuentra el ser desarrolladas de manera respetuosa y solidaria con el entorno que las rodea, deberíamos usar el adjetivo “co-responsable”, cuando observamos dichas iniciativas y/u organizaciones integradas dentro de un destino turístico.
  • Afrontar el reto de la sostenibilidad para un destino turístico, necesariamente debe pasar por la involucración de todas las partes, que de una u otra manera, participan en los diversos ámbitos del concepto “sostenible”, y no solo de los relacionados con el sector turístico.
  • Destinos turísticos cuyos ecosistemas naturales se encuentran poco degradados, tienen ventaja, pero esto no implica que aquellos que si lo están, no puedan considerarse “responsables” y alcanzar un determinado grado de sostenibilidad. Dicho de otra manera, la sostenibilidad es un valor intangible, una forma de desempeño y no debe considerarse “un todo o nada”. Como decía en algún otro post, es simplemente un “camino razonable”.

Read Full Post »

Cuando hablamos de hoteles responsables, pensamos en hoteles que llevan a cabo una gestión sostenible, tanto con el medio ambiente que les rodea como con las comunidades locales que viven en el lugar donde el hotel se ubica. Además, se espera de estos hoteles que nos transmitan la esencia del lugar donde se encuentran, culturas, tradiciones, gastronomía típica, etc.
Buscamos estos hoteles porque sabemos que el enriquecimiento de nuestro viaje será mayor, y a la vez estaremos beneficiando a la economía del lugar dañando lo menos posible a su medio ambiente.

Por otro lado, cuando hablamos de destino turístico responsable, pueden surgir las matizaciones o incluso se puede pensar en contradicciones; un destino responsable significa algo mucho más amplio. La palabra destino, en términos generales, se asocia a un lugar geográfico donde se ubica una determinada oferta turística (una zona, una ciudad, una región, un pueblo, incluso un país). Tanto las infraestructuras y servicios, como la propia oferta turística involucrada, deberían asegurar un equilibrio entre su desarrollo económico y el mantenimiento del entorno natural y socio-cultural que les rodea.

¿Es ésta la percepción que tenemos de destinos comunes y conocidos como Madrid, Londres, Nueva York…?.

Y a partir de aquí, surgen dudas inevitables… ¿en qué medida puede o debe un destino que pretenda ser responsable albergar hoteles con comportamientos poco o nada sostenibles? En teoría, un destino responsable debería disponer de una oferta hotelera responsable, que se preocupe por los elementos que definen al destino en cuestión; pero ¿ocurre esto realmente?

Y al contrario, pensemos en un destino con una gestión altamente insostenible (aberración urbanística, vertidos de aguas residuales sin depurar, escaso reciclado de residuos, escasa preservación del entorno natural, etc.). ¿Qué ocurre con los hoteles responsables que allí se emplazan?  ¿Se ve su imagen afectada por la gestión del destino donde se ubican, aún llevando a cabo una gestión hotelera ejemplar?

Read Full Post »

El otro día estuve presente en la inauguración de un “hotel sostenible”. Pude escuchar, “el primer hotel sostenible de la zona”, después se aclaró, que “de la cadena en cuestión”. Mis más de 15 años trabajando en estos temas, de repente me pesaron y cayeron encima de mi moral, sumiéndome en un sentimiento entre frustración, desánimo, ira y solidaridad hacia cuantos estaban presentes en el acto, con ganas de empezar a gritar que nos estaban engañando.

paneles

Por las características del edificio, en cuanto a fisonomía, materiales, equipamiento, etc., no nos podríamos nunca hacer idea que estábamos ante el modelo de hotel que respeta al medio ambiente, que se preocupa, involucra y participa con la realidad social del lugar donde se ubica y que promueve sus valores culturales. Eso si, habían puesto unos cuantos paneles solares, no muchos porque no cabían, que por cierto, no hubiese podido ser de otra manera, dados los requerimientos legales aplicables.

Desde luego, si trasladamos a la sociedad, en este caso, a través de los medios de comunicación que allí se encontraban, que el concepto sostenible consiste en cumplir con la ley para ahorrar energía con unos cuantos de paneles solares, mal vamos y otras empresas, que verdaderamente se preocupan y que tratan de diferenciar su producto por estos valores, se verán seriamente dañadas.

Es decir, los principios que soportan la sostenibilidad o responsabilidad social, estaban siendo ignorados ¡!!!. La creación de valor económico, la integridad ecológica y ambiental, la solidaridad social (no debemos olvidar que el concepto sostenible es el resultado de una visión humanista de la empresa y por supuesto, del empresario), y en definitiva aquellos principios que cada vez más, favorecen la creación de valor en una empresa de manera persistente, estaban siendo sustituidos por unas cuantas placas solares.

Solo me reconforta pensar que no basta o no puede bastar con un potente departamento de comunicación para convencer al mercado del buen desempeño sostenible de una compañía, y que gracias a las nuevas tecnologías, podemos rápidamente, como lo es a través de este medio desde el que escribo, compartir y hacer llegar la información a todos aquellas personas interesadas.

Aunque ya lo sabía, me sirvió el evento para ratificarme en que ser sostenible o responsable, es una cuestión de actitud activa y permanente. Las empresas verdaderamente responsables, no lo son por sus instalaciones, sino por sus personas y el grado en que han interiorizado dichos principios. La sostenibilidad es un valor, es una forma de ser, que a su vez, es valorada cada vez más por los viajeros.

En mi opinión, en nuestro sector ser responsable o sostenible es hacer que los viajeros perciban que somos personas que nos preocupamos y actuamos por ellos y por su bienestar, y esto lo hacemos personalizando cada vez más nuestros servicios, respetando y ahorrando recursos naturales, manteniendo el entorno natural de nuestros destinos e integrándonos en él, manteniendo buenas relaciones con el entorno social, promoviendo la gastronomía autóctona, sana y saludable, impulsando y facilitando el acceso al arte en sus diversas manifestaciones, y en definitiva, actuando de manera integradora con nuestro entorno y sus personas para hacer disfrutar a nuestros clientes. No es invertir en unas cuantas placas solares.

Read Full Post »